Una visión optimista transforma la percepción sobre el presente y también la del futuro. Es una herramienta que influye positivamente en nuestra salud, nuestras relaciones y la manera en que enfrentamos los retos que se presentan día a día.

Cuando miramos la vida desde una perspectiva optimista, es posible comprender que los desafíos se convierten en una oportunidad de crecimiento, y que cada obstáculo es una piedra que debemos superar para acercarnos a ese estado ideal por el que tanto trabajamos. En cambio, el negativismo nubla nuestra visión, nos hace tener una actitud gris ante la vida y terminamos percibiendo situaciones positivas como sombrías. No logramos ver “lo bonito” de cada situación, ni lo privilegiado que somos desde el momento en que nos despertamos de la cama. 

Beneficios del optimismo en nuestra salud

La ciencia respalda la idea de que el optimismo no es solo una actitud mental, sino que tiene un impacto sobre nuestra salud física y mental. Investigaciones han demostrado que las personas optimistas tienen menor riesgo de enfermedades cardíacas, mayor longevidad y sistemas inmunológicos más fuertes. Todo esto se atribuye a la reducción de los niveles de cortisol, la hormona del estrés, y al aumento de la liberación de endorfinas, las hormonas de la felicidad.

¡Así que si quieres cuidar de tu salud, comienza a asumir una actitud más positiva ante la vida

4 tips para que incorpores el optimismo en tu vida:

  1. Cultiva un diálogo interno positivo: dale un stop a la autocrítica excesiva e incorpora afirmaciones constructivas. Este cambio no solo mejora la autoestima sino que también afecta cómo nos presentamos al mundo y cómo nos perciben los demás. Si piensas «no puedo», cámbialo por «lo intentaré». 
  2. Construye relaciones positivas: el optimismo actúa como un imán que atrae conexiones significativas y fortalece las relaciones existentes. Las personas optimistas tienden a ser más empáticas y comprensivas. Cuando somos optimistas, podemos enfocarnos en soluciones, generando un diálogo constructivo en lugar de críticas destructivas.
  3. Cultiva la gratitud: al final de cada día, reflexiona sobre tres cosas por las cuales estás agradecido. Además de enfocarte en lo positivo, será útil para que reconozcas las cosas buenas que te ocurren cada día. 
  4. Rodéate de personas vitamina: intenta pasar tiempo con personas optimistas y que te inspiren positividad. Además, controla tu entorno digital: sigue cuentas y lee contenido que te motive y te eleve.

Tener un enfoque optimista no niega la existencia de problemas, pero nos da la posibilidad de enfrentarlos con una mentalidad abierta y resiliente.

Te invito a que cultives el optimismo en tu día a día

Recuerda acompañarme por mis redes sociales: IG y FB @andresfuentesangarita.com