El Coaching es una herramienta usada en el ámbito corporativo hace más de 20 años. Se han escrito cantidad de libros en Europa, América del Norte y Latinoamérica, sobre este tema, sus usos y beneficios.
Para 2009, solo en Europa existían más de mil empresas dedicadas al Coaching.

Actualmente existe la International Coach Federation (ICF), organización global dedicada al desarrollo de la profesión de Coaching definiendo altos estándares, otorgando credenciales y construyendo una red global de coaches certificados, que, para el año 2008, reunía a más de 15 mil profesionales procedentes de más de 90 países y considerada la voz mundial de la profesión. Asimismo diversas universidades ofrecen especializaciones, maestrías y doctorados en esta disciplina, y, además, se está experimentando un crecimiento en la creación de asociaciones profesionales de Coaching cuyo objetivo es promover pautas, códigos de ética y certificaciones para ejercer esta labor profesionalmente.

¿Cuándo hacer uso del Coaching?
El Coaching estimula el bienestar y ayuda a los líderes de las empresas y emprendimientos a reconocer sus limitaciones, aprender de sí mismos y de su organización y a transformar su manera de pensar para realizar cambios positivos, consiguiendo mejores resultados en su desempeño y calidad de vida. Las empresas reconocen la necesidad del crecimiento personal de sus profesionales para mantener su competitividad. Los líderes se convierten en coaches para dirigir las transformaciones en sus empresas. Ha cambiado la forma de capacitar al personal: en vez de instruir se busca construir a partir del aprendizaje individual, fomentando el proceso reflexivo en la consecución de metas para identificar paradigmas, obstáculos y posibles cursos de acción positiva.
No solo hay aplicaciones organizacionales, también se estimula la transformación espiritual, emocional y física, desarrollándose cada vez más intervenciones de Coaching que promueven la salud de los participantes. No solo se están experimentando grandes cambios en las empresas en todos los niveles, también se produce incertidumbre, por la velocidad de las transformaciones implementadas. El Coaching tiene mucho que aportar en tiempos de crisis porque facilita la exploración personal y organizacional, incentivadas a través de preguntas directas y contundentes; provee estabilidad, equilibrio y sosiego a personas estresadas, que se sienten estancadas o que buscan una forma de superación personal para resolver una situación, problema o circunstancia de vida.

Objetivos del Coaching:
• Producir cambios positivos en la conducta del individuo, la evolución de sus procesos reflexivos, su actitud hacia “el qué” o hacia “los quiénes”, el proceso para determinar sus paradigmas y modelos mentales, y el proceso creativo para encontrar una vía de acción para cambiar.
• Ayudar a que el cambio sea hacia el emprendimiento.
• Evaluar, por separado, los resultados del cambio.
La realización del Coaching, en las empresas, persigue:
• El desarrollo de las capacidades de liderazgo en las personas y en los equipos de trabajo.
• La generación de cambios positivos en sus integrantes.
• La adaptación a los cambios tanto internos como externos al ámbito de trabajo.
• La potenciación de fortalezas individuales y grupales, así como también el descubrimiento y minimización de las debilidades.
• El uso de las experiencias propias y su aplicación en la solución de problemas tanto laborales como personales.
• El emprendimiento tanto profesional como personal.
• La preparación de procesos de negociación con los líderes de la empresa así como también con clientes.
• El aprovechamiento de oportunidades.
• La gestión de pérdidas transformándolas en oportunidades de crecimiento y fortalecimiento.